SOBRE NOSOTROS

Acerca de nosotros

About_Converse

Todo el mundo tiene una historia, una explicación de las cosas que ha hecho mientras ha estado por aquí.  Nosotros vemos la nuestra como un montón de historias curiosas que nos han llevado a donde estamos y nos indicarán hacia dónde iremos. También llevamos aquí bastante tiempo como para saber que lo importante no es lo viejo que seas, sino lo bueno que eres, y que a todo el mundo le gusta una buena historia. Aquí van algunas:

El principio

En algún momento de 1908, el marqués Mills Converse decidió montar una empresa de zapatillas de goma que burlara el monopolio de la goma que impedía a la mayoría de las empresas negociar directamente con las tiendas que vendían sus productos. Los primeros catálogos se vanagloriaban de cuántos camiones salían de la fábrica de Converse en Malden (Massachusetts) para entregar el producto directamente a las tiendas de Boston. La idea del señor Converse había funcionado. Pero lo que es más importante aún, sobrevivió.

1908-1918

En 1913, Converse lanzó un catálogo con las siguientes palabras: “Nuestra empresa se creó en 1908 con el firme convencimiento de que había una sincera demanda por parte del vendedor minorista de zapatillas de que surgiera una empresa de zapatillas de goma que fuera lo suficientemente independiente como para no seguir a todas las demás empresas en todo lo que hacen”. Estas palabras serían proféticas. Siempre una marca para aquellos lo suficientemente independientes como para no seguir a nadie, la joven empresa haría buenas migas con un deporte nuevo: el baloncesto. Converse también fabricaba neumáticos, pero las zapatillas de baloncesto tuvieron más tirón.

1918-1928

Chuck Taylor se incorpora a la Converse Rubber Company. El cómo se ha perdido en la historia, pero el por qué no: a Chuck Taylor le encantaba el baloncesto y no había nada que deseara más que difundir este deporte nuevo y vender las zapatillas que se necesitaban para practicarlo. Fue en este punto cuando se lanzó la zapatilla All Star con su característico diseño de rombos en la suela.

1928-1938

Cuando prestó su nombre a sus características zapatillas de bádminton en 1935, Jack Purcell había ganado cinco campeonatos seguidos en Canadá y había sido nombrado campeón mundial de bádminton. La zapatilla Jack Purcell conserva el legado de su tocayo y el aura de su deporte.

1938-1948

La Segunda Guerra Mundial supuso para Converse una oportunidad singular. Muchos productos destinados a los hombres que servían en el extranjero se convirtieron en el centro de la producción de Converse. La gama de productos incluía calzado, ropa, botas para pilotos y soldados, parkas y ponchos y trajes de protección de goma.

1948-1958

Nació el rock & roll. Era ruidoso, lascivo, obsceno y todo lo que aquellos a quienes daba miedo dijeron que era. Pero también era un movimiento que necesitaba un uniforme: así encontró la cazadora de cuero, los vaqueros y las zapatillas de bota. Resulta interesante que precisamente en esta época la zapatilla de bota estaba a punto de asistir al nacimiento de otra cosa: la National Basketball Association (NBA).

1958-1968

Una década de cambios… para todos. El rock & roll y el baloncesto profesional crecieron (con las Chucks), y por fin llegaron las All Star de colores. Es en los tiempos tumultuosos cuando nacen las leyendas, y desde un equipo de baloncesto verde y blanco hasta una invasión británica, de los tejados a los campos de alfalfa, Converse estaba allí.

1968-1978

En torno al año 1974 la All Star sufrió una pequeña transformación. Rediseñada en ante de colores con una gran estrella muy llamativa en el lateral, estaba hecha para el baloncesto, pero había algo en su alegría y descaro que la haría irresistible para toda una generación de rockersskaters y espíritus rebeldes. Y en torno a 1976 llegó la Pro Leather, que instantáneamente se convirtió en la favorita en una época en la que el deporte necesitaba emoción.

1978-1988

Con un éxito instantáneo en las canchas, la zapatilla Weapon se convirtió casi universalmente en la favorita de los equipos profesionales, universitarios y de instituto durante los años 1980 y 90. En 1986, Converse lanzó la campaña publicitaria “Choose Your Weapon” (“Elige tu arma”), en la que aparecían dos de los mayores rivales en la cancha con una de las zapatillas más grandes del baloncesto. Más de 20 años después, el legado de las Weapon –y su lugar en el deporte y la cultura– sigue desafiando a la competencia.

1988-1998

Primero llegó “La abuela”. Eso fue muy fuerte. Después, en 1996, Converse tuvo entre sus manos un éxito con una zapatilla de baloncesto llamada All Star 2000. Fue el primer intento de reproducir la zapatilla All Star de Chuck Taylor para la competición contemporánea, y había algo en el parche del tobillo, la raya roja de la suela y la sensatez al enfocar este deporte que más de un millón de personas no pudieron resistirse.

1998-2008

La marca entra en su segundo siglo haciendo honor a su tradición de ver las cosas de una manera un poco diferente, amar a las personas que quieren cambiar el mundo para mejor y, básicamente, celebrar el espíritu de rebelión y originalidad del baloncesto, el rock & roll y cualquier otro ámbito donde se pueda encontrar.

Y ahí estamos, de momento… Las mejores historias son las que no terminan, las que siguen creciendo y creciendo, siempre maravillando por la forma creativa, revolucionaria, optimista y valiente en que las cosas evolucionan y pasan de ser lo que eran a ser lo que son, y lo que serán.